Cinco carreteras en las que desearás no llegar nunca a tu destino

carretera-peligrosa

Cuando viajamos no solo importa el destino, sino también el camino para llegar a él. Y si los paisajes de ese camino son tan impactantes como los de las cinco carreteras que hoy os proponemos, es posible que no queráis llegar a vuestro destino nunca.

El Camino a los Yungas o “Carretera de la Muerte” de Bolivia, la Overseas Highway o autopista sobre el mar de Florida… Tal como muestra The Weather Channel, carreteras espectaculares hay para todos los gustos (y disgustos). Nosotros nos quedamos con cinco de las más escénicas; ante estos paisajes, ¿no os entran ganas de salir hoy mismo de Road Trip?

1.- Red Rock Scenic Byway, Estados Unidos

Red-Rock-Scenic-Byway-road

Y es que si de Road Trips se trata, quizá no haya una imagen más clásica que la de las desérticas carreteras del sudoeste de los Estados Unidos. No es necesario recorrer la ruta Panamericana de punta a punta para disfrutar de paisajes como el de la fotografía: la Red Rock Scenic Byway (según su nombre oficial, Ruta Estatal de Arizona 179), ofrece un espectacular paisaje desértico salpicado de formaciones rocosas, parques naturales y pueblos fantasma. Si una vez en on the road tenéis ganas de seguir haciendo kilómetros, Las Vegas os espera en el vecino estado de Nevada.

2.- Carretera de Jebel Hafeet, Emiratos Árabes Unidos

Jebel-Hafeet-road

Situada entre los Emiratos Árabes Unidos y Omán, la montaña Jebel Hafeet tiene una altura de aproximadamente 1250 metros que proporcionan unas magníficas vistas de la ciudad de Al Ain, en el Emirato de Abhu Dabi. Para llegar hasta ahí el camino recorre unos 12 kilómetros en los que se alternan curvas vertiginosas con rectas donde pisar a fondo el acelerador, todo ello enmarcado dentro de un hermoso paisaje desértico.

3.- Lysebotn Road, Noruega

Lysebotn-Road

Stalheimskleivane, Trollstigen… Las carreteras de Noruega parecen querer competir en pendiente y número de curvas, pero respecto a éste último punto, gana la carretera que lleva a Lysebotn, con sus nada más y nada menos que 27 curvas en zig zag. El paisaje del fiordo de Lyse al que lleva no es menos impactante, pero en un país tan hermoso como Noruega podríamos decir que “entra dentro de la normalidad”.

4.- Paso Stelvio, Italia

carretera-peligrosa

La historia de esta carretera, situada a tres horas de Milán, se remonta al año 1820, cuando comenzase a ser construida para conectar la provincia de Lombardía con el resto del Imperio Austríaco. Desde entonces, el llamado Paso Stelvio ha sido testigo tanto de terribles contiendas, durante la Primera Guerra Mundial, como de la competición ciclista más importante del país, el Giro d’Italia. El paisaje en el que se inserta invita a detener el coche para admirarlo.

5.- Col de Turini, Francia

col-de-turini-road

Para terminar hemos seleccionado  otra carretera que también nos queda relativamente cerca. A 1.607 metros sobre el nivel del mar en su punto más alto, el puerto de montaña Col de Turini puede presumir de unas envidiables vistas desde los Alpes Marítimos junto al Mediterráneo. Sus aproximadamente 32 kilómetros, en los que se suceden más de 30 curvas cerradas, se han hecho especialmente famosos por ser uno de las etapas del Rally de Montecarlo.